El crimen de La Zubia fue por una deuda de 2.000 euros y tirotearon al único superviviente por error

Prisión eludible con fianza para los dos primeros detenidos por el homicidio del joven de La Zubia el pasado lunes

JOSÉ RAMÓN VILLALBA GRANADA

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Granada, en funciones de guardia ayer, ha decretado prisión provisional eludible con fianza para los dos primeros detenidos por el crimen de La Zubia. Ambos han sido acusados de un presunto homicidio, una tentativa de homicidio y tenencia ilícita de armas.

El primer arrestado fue detenido el mismo lunes, veinte minutos después del crimen registrado en el céntrico parque de la Encina de La Zubia en el que murió un joven de origen magrebí de 25 años. El segundo fue arrestado el martes por la mañana, tiene 30 años, y carece de antecedentes penales. En un principio, todo apunta a que hay testigos que los señalan como dos de las personas que estaban en el parque cuando ocurrieron los hechos, aunque la posibilidad de eludir la cárcel con fianza invita a pensar que el gatillo lo apretó o apretaron otros.

El herido con tres impactos de bala sigue ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y su evolución es muy favorable, pese a la gravedad de las heridas que presenta; una de las balas se le quedó alojada en la columna vertebral y el mismo día del crimen, tras ingresar en el recinto hospitalario, fue intervenido quirúrgicamente de urgencia. Este joven, también de origen magrebí, apenas llevaba seis meses instalado enLa Zubia, procedente de Bélgica.Carecía de antecedentes y todo apunta a que estaba en el sitio equivocado, con la persona equivocada y en el momento menos oportuno. De hecho, hay un testigo que explica, según han apuntado fuentes judiciales, que el supuesto ajuste de cuentas no tenía nada que ver con este individuo que sí era conocido del fallecido, pero no tenía nada que ver con aquel desencuentro. De hecho la persona que debía acudir a esa cita no se personó o, al menos, llegó tarde.

El fallecido, con un amplio historial delictivo, había concertado una cita en el céntrico Parque de la Encina de La Zubia con miembros del clan de los'Mararas', asentado en el distrito Norte de la capital y dedicados al cultivo de la marihuana, entre otras cosas. El encuentro en el parque no fue casual, sino que estaba concertado entre ambas partes. La causa era saldar una deuda pendiente, seguramente por un asunto de drogas, de dos mil euros según ha apuntado una de las personas a las que se le ha tomado testimonio en su declaración. Otra historia es que haya algo más que se mantiene oculto por el bien de las partes implicadas y para evitar más problemas con la justicia.

El caso es que el joven de 26 años que se debate entre la vida y la muerte en el hospital, aunque evoluciona de forma favorable, fue un objetivo equivocado de los pistoleros. Aunque los autores materiales pagarán caro por esta tentativa de homicidio, así como por el homicidio.

Bala repelida por la moneda

Los testimonio aportados por los testigos hablan de que en el parque había siete personas en esos momentos que huyeron del lugar tras el crimen. Los casquillos de bala encontrados tras el tiroteo podrían corresponder a dos armas cortas distintas, un extremo que aún está por confirmar. Por cierto, uno de los proyectiles disparados contra el fallecido fue repelido por una moneda de diez céntimos que llevaba en un bolsillo. Murió de un disparo certero.

La Guardia Civil sigue adelante con la investigación de este caso. Y buscan, al menos, a otras dos personas más, aunque no se descarta que puedan registrarse hasta cinco detenciones más, en función del número de personas que los testigos vieron huir del parque.

El crimen se registró el pasado lunes a las siete de la tarde en pleno centro de La Zubia, en el Parque de la Encina. Un joven magrebí de 25 años perdió la vida de dos disparos y otro quedó herido muy grave tras recibir el impacto de, al menos, tres balas. Este último se recupera en la Unidad de Cuidados Intensivos y será quien podrá aportar más luz sobre lo sucedido a los investigadores de la Guardia Civil.