Con 365 panes debajo del brazo

Con 365 panes debajo del brazo
  • Aquello de que los niños siempre vienen 'con un pan debajo del brazo' no se va a quedar solo en palabras en 2012. Por lo menos no lo hará en los municipios de Alfacar, Güevéjar y La Zubia, donde los Reyes Magos tienen guardada una gran sorpresa anticipada para los nuevos habitantes que nazcan el primer día de enero. A la alegría que supone el incrementar la familia se unirá la de saber que el gasto del pan quedará suprimido para ellos.

De este modo, la Panadería Pastelería Zarina, con establecimientos en los tres municipios, obsequiará al primer recién nacido del año, de cada uno de los tres municipios, con una barra de pan durante los 365 días de 2012. Según el propietario de este negocio, Francisco José Vílchez, «la idea surgió de pronto, concretamente, hace una semana. Buscábamos una forma de hacer publicidad diferente, no agresiva ni tampoco desprestigiando a la competencia. Entonces pensamos en por qué no hacer realidad eso de que los niños vienen con un pan debajo del brazo. De este modo decidimos que, además del pan, regalaremos a la familia que acredite que el pequeño fue el primero en nacer en Alfacar, Güevéjar y La Zubia una tarta con el muñeco de bautizo correspondiente».

Pegada de carteles

Como no podía ser de otra manera, bajo el lema 'Con un pan debajo del brazo', Francisco comenzó a pegar carteles de la campaña justo en la tarde de ayer. «Nadie conoce aún la iniciativa, pero espero que tenga buena acogida. Es nuestra manera de hacer frente a esta dura crisis y, sobre todo, a las grandes superficies, ya que siempre el pez grande se come al más pequeño. De tener éxito no me importaría mantener esta campaña en años siguientes e incluso fomentarla entre los demás comercios, puesto que es una forma original de incentivar las ventas sin agravios comparativos con otros establecimientos del gremio», asegura el panadero.

Aunque estos son los días en los que más trabajo hay en sus panaderías, Francisco reconoce que a fin de cuentas se trata de «dar un salto y hacer que sus productos lleguen a más gente». «En realidad, no las teníamos todas con nosotros, pendiversos proyectos que todavía andan en pañales.

Con un poco de suerte contribuirán a que los pequeños comerciantes de este pueblo también vean luz en esta difícil situación económica en la que nos encontramos», explica este panadero, quien ya fue el precursor del roscón de Reyes solidario por el terremoto de Haití que se elaboró en el municipio a principios de este año y cuyo interior estaba lleno de sorpresas de los diferentes establecimientos alfacareños.