La Zubia lucha para crear una escuela municipal de natación sincronizada

  • Martina, Julia, Paula, Rocío, Carmen, Natalia, Raquel, Almudena, Elena, Andrea, Sonia, María López, Valle y María Píñar forman el equipo, liderado por Leticia Mesa

A las siete y cuarto de la tarde de los miércoles empiezan a entrenar las niñas que integran el equipo de natación sincronizada de La Zubia. La piscina es un hervidero de gente y las pequeñas, lideradas por la monitora, Leticia Mesa, comienzan con los ejercicios en el agua. Enfundadas en sus bañadores, con las gafas, los gorros y toda su ilusión, trabajan entre otros aspectos la capacidad pulmonar para dominar el buceo o la flexibilidad.

Martina, Julia, Paula, Rocío, Carmen, Natalia, Raquel, Almudena, Elena, Andrea, Sonia, María López, Valle y María Píñar trabajan primero 45 minutos en seco; y en el agua ejercitan las habilidades acuáticas y los ejercicios de sincronizada, como las técnicas gimnásticas o de ballet.

En octubre de 2005 fueron ocho las pequeñas que empezaron a entrenar y hoy son el doble. Entrenan en las distintas calles, cada una dependiendo de su edad y su nivel. En este mes de febrero han empezado a practicar con música y trabajar coreografías, para en abril poder hacer una exhibición, para darse a conocer y que se conozca en el pueblo su trabajo.

La Zubia lucha para crear una escuela municipal de natación sincronizada

La idea de Leticia Mesa es crear en La Zubia una escuela de natación sincronizada y federar el equipo para poder competir. Insiste en que es «realista» y que lo que le interesa es crear la escuela «pasito a pasito y que la sincronizada se conozca en Granada». El objetivo es que la Federación organice pruebas en Granada o en las provincias cercanas, para así poder adentrarse «en un mundo aún desconocido», explica la monitora.

Cantera

Para este mes de marzo pretenden crear otro grupo, por lo que espera que más niños y niñas con edades comprendidas entre los seis y los 16 años comiencen a entrenar con ellas y así contar con una buena cantera.

Leticia Mesa, siempre interesada por las actividades acuáticas, ha practicado su deporte favorito en varios clubes de natación granadinos, tanto en el patronato, como en la piscina de La Zubia y en diferentes gimnasios. Siempre en temas acuáticos. Ha hecho un máster en gestión y actividades acuáticas y ahora su ilusión es federar al equipo zubiense en una modalidad que lleva a cabo sus rutinas al ritmo de la música, y que exige una gran sincronización entre sus miembros. Para lograrlo, las jóvenes atletas se esmeran en perfeccionar la coreografía, que son las series de movimientos que incluyen en sus rutinas.

La Zubia lucha para crear una escuela municipal de natación sincronizada

Las deportistas aseguran que se lo pasan de cine en sus clases de natación sincronizada. Lideradas por Leticia Mesa, las nadadoras se esfuerzan por aprender los secretos de un deporte que mezcla elementos de natación, danza y gimnasia. Consiste en la aplicación, dentro de la piscina, de una rutina de movimientos al ritmo de la música, con el objetivo de federarse y poder competir.