«El alpinismo ha enriquecido nuestra vida»

«El alpinismo ha enriquecido nuestra vida»
  • No hay límite cuando se trata de perseguir un sueño. Es lo que creen la jienense Vera García y el zubiense José Manuel Sánchez, que acaban de volver de una expedición que les ha llevado hasta Alaska. Vera trabaja en una cooperativa de aceite de Pozo Alcón, mientras que su compañero de fatigas ejerce su oficio de jardinero en La Zubia. Su afición y su amor a la montaña les está llevando a visitar en los últimos años diferentes puntos del planeta para coronar diversas cimas.

-Han pasado solo unos días desde la última coronación que han hecho de una montaña. ¿Dónde han estado? -Hemos viajado a Alaska para escalar el monte McKinley, de 6.194 metros. Es la montaña más fría del mundo, ya que se encuentra muy cerca del Círculo Polar Ártico. Y precisamente eso es lo que a hace también una de las mas exigentes y peligrosas del mundo. Se encuentra entre las diez montañas más peligrosas de la Tierra. Pero también es uno de los sitos más bonitos que hemos visto en todas nuestras expediciones. Alaska es una pasada. Su escalada también es diferente ya que la aproximación a su pie se hace en una pequeña avioneta que te lleva al Campo Base, a 1.900 metros. A partir de ahí y durante tres días vas cargado con tu mochila y a la vez arrastrando un trineo con todo el material, comida, combustible... Una vez en el Campo IV, a 4.200 metros, empieza la escalada de dificultad, teniendo que superar aun 2.000 metros. Nosotros hicimos la subida en 'tan solo' seis día desde el Campo Base y otros seis en bajar, ya que en el Campo 1 nos cogió una borrasca con nieve y viento y no pudimos salir de nuestra tienda en tres días.

-Además de la de Alaska, ¿qué otros lugares han visitado últimamente en vuestras expediciones? -En 2013 estuvimos en Kirguistán, en la cordillera del Pamir y escalamos el pico Lenin de 7.134 metros. El año pasado también fuimos los dos al Himalaya para escalar nuestro primer pico de más de ocho mil metros, el Pico Cho Oyu, de 8.201 metros, por su lado del Tíbet.

-¿Qué es lo más duro de este tipo de expediciones que les lleva a visitar zonas frías y áridas, con el handicap del tiempo? -Lo más duro de estas expediciones no es una cosa concreta, es un conjunto de circunstancias y sentimientos que se tienen. Estás lejos de la familia, en un sitio en que te tienes que enfrentar a los distintos peligros de la montaña: falta de oxígeno, avalanchas, grietas, muchísimo esfuerzo... La incomodidad es extrema porque vives en una tienda de campaña en altura, donde el aseo es mínimo, tienes que hacer todo, incluso derretir nieve para conseguir agua para cocinar.

-¿Y lo más satisfactorio? -Lo más satisfactorio tampoco es una sola cosa. Es la ilusión de la preparación de esa expedición a lo largo de todo un año, viajar a sitios nuevos, conocer otras culturas, disfrutar de sitios y paisajes grandiosos, ir experimentando cómo tu cuerpo se adapta a la altura y ver como has sido capaz de superar un reto que tú te impusiste, solo en competencia contigo mismo y, por supuesto, volver y poder contar y transmitir tus experiencias.

-¿Cuál será su próximo destino? ¿Ya lo tienen escogido? -Los proyectos siempre esperan en el 'baúl de los sueños' y tenemos en mente volver a escalar otro pico de ocho mil metros, pero este proyecto es muy caro y por ahora tendrá que esperar. Nuestro proyecto para este año que viene es una mezcla de solidaridad, montaña y viaje. En nuestro club elaboramos un calendario anual de actividades y en el del año que viene incluiremos un viaje a Nepal con la doble finalidad. Por un lado, que los miembros del club puedan hacer un 'trekking' y escalar una montaña de 6.500 metros. Y, por otro parte, ayudar a reconstruir una aldea del Himalaya con los fondos que consigamos en un proyecto paralelo que desarrollaremos a partir del próximo mes de septiembre, con conferencias, exposiciones, mercadillos, etc. Y por supuesto están los proyectos cercanos, los del día a día, disfrutar y difundir la montaña y la naturaleza de nuestro entorno como son Sierra de Pozo, Cazorla o Sierra Nevada. En este sentido, y dentro del programa de actividades del Grupo Excursionista y Alpino Cabañas, nuestro club, el próximo día 17 de julio un grupo de socios nos vamos a Los Alpes para escalar el Mont Blanc.

-¿De dónde viene su afición al alpinismo? -Tenemos afición a la montaña desde muy jóvenes. Primero hacíamos senderismo en media montaña, después fue la alta montaña estival, después invernal... pero poco a poco nos gustaba imponernos nuevo retos y eso nos ha llevado a hacer estas expediciones.

-En los últimos años se está viviendo una creciente afición por el montañismo y la escalada. ¿Recomiendan este tipo de experiencias? -Sabemos que últimamente hay una creciente afición al montañismo, al alpinismo en Andalucía y entendemos que una expedición de estas características a veces es costosa, que lleva detrás un gran esfuerzo de preparación, tanto en lo organizativo como de preparación física y sicológica, pero podemos asegurar que es una vivencia que enriquecerá la vida de las personas que las hagan. Es una afición que nos ha ayudado mucho en nuestra vida.

-Como han comentado antes, forman parte de un club de excursionistas. ¿Cuándo se crea? -Nuestro club es Grupo Excursionista y Alpino Cabañas. Cabañas es el pico más alto de la Sierra del Pozo, que forma parte de la Sierra de Cazorla, Segura y Las Villas. La creación del club es fruto de un sueño de hace años y que por fin en noviembre de 2014 se puso en marcha. Es un club federado a nivel andaluz y nacional. Es nuestro deseo difundir y disfrutar el mundo de la montaña. Tenemos elaborado un calendario anual de actividades, la mayoría alpinismo y senderismo, de distinta dureza o dificultad. Pero también tenemos otras actividades de aire libre: bici de montaña, barrancos, etc. Además de esto, estamos metidos en un programa de voluntariado de mantenimiento de senderos en la comarca de Sierra del Pozo, tenemos unas jornadas de montaña y cine, hacemos charlas de difusión y conocimiento de la montaña en el ámbito escolar, colaboramos con un porcentaje de la cuota de los socios con una ONG, etc. Actualmente el club cuenta con 37 socios.