Dalila Cribellati: "Debemos permitir que aflore la creatividad en los niños"

Dalila Cribellati corta piezas para la elaboración de un mosaico/
Dalila Cribellati corta piezas para la elaboración de un mosaico

La artista, experta en mosaicos, está enfrascada en la elaboración de un mural en el exterior de su casa, mientras defiende permitir que los pequeños "saquen lo mejor de sí mismos"

INMA SÁNCHEZLa Zubia

Está enfrascada pintando jaras, buitres leonados, cigüeñas, jabalíes, un zorro, una bubilla, un abejaruco y un petirrojo... La flora y la fauna de la tierra en la que vive y que integran el mural que está elaborando en el muro exterior de su casa. Un proyecto que le lleva mucha energía y que realiza poco a poco «porque quiero que esté bien», confiesa. Argentina de nacimiento, hace unos años que reside en La Zubia. Mientras viajaba por Barcelona conoció la obra de Antoni Gaudí y descubrió a lo que quería dedicarse: «Esto lo quiero hacer yo», se dijo. Y en ello está.

Dalila Cribellati estudió Magisterio en orientación artística. Descubrir la vena artística de los niños es su objetivo. Confiesa que le encanta darles un papel en blanco «para que no tengan miedo a enfrentarse a lo nuevo, porque una hoja en blanco es libertad», añade. Que las clases sean una sorpresa para que los pequeños se las ingenien y saquen lo mejor de sí mismos. Por eso aboga por ofrecerles una educación basada en la libertad, en contra de la que tiende a decir «yo no puedo».

Estudió en una escuela alternativa; quizás por eso insiste en que los pequeños deben aprender con libertad y ser creativos. «Hay que trabajar la creatividad», insiste. Por eso persiste en valorar la cuestión artística y ofrecer a los pequeños una educación que les permita ser imaginativos.

Oriunda de Buenos Aires, dice que cuando estaba allí no se trabajaba el mosaico de colores. Ahora está ilusionada con impartir un taller de mosaico, para que se conozca la técnica. Lleva dos años impartiendo uno de pintura en el colegio Alzawiya de La Zubia. Allí enseña a los pequeños los secretos del grabado, del estampado, a trabajar la simetría y a pintar camisetas.

Dalila Cribellati posa ante el mural que realiza en su casa
Dalila Cribellati posa ante el mural que realiza en su casa

También trabaja diseños en simetría y está enfrascada en la elaboración de la Alhambra en mosaico, un proyecto al que solo le falta el cielo. Pieza a pieza levanta en mosaico del famoso castillo rojo granadino, donde cada trozo encaja a la perfección en el puzzle: el bosque, el cielo, los muros y los famosos diseños nazaríes...

Ha organizado exposiciones de cerámica en Tarifa y realizado instalaciones de todo tipo. Dice que le encanta trabajar con las manos y que el arte está presente en su vida. Le apasionan los molinos, los títeres y las máscaras. Y es experta en teatrillos. Con un diseño muy cuidado está ampliando la pared exterior de su vivienda con la técnica del mosaico. Trasladando las imágenes de la flora y fauna autóctona andaluza a la pared. para contar una historia.

Una forma muy particular de conseguir que las paredes hablen. Como señala en su blog: «Con poco se puede crear, solo hay que encontrar el espacio, el clima, relajarse y dejarse llevar por lo que uno siente. Ahí es cuando sale lo que deseamos hacer, lo que llevamos dentro». Va trabajando cada una de las piezas en el taller y cuando las tiene preparadas, las instala en la pared. Emplea distintas técnicas para cortar los materiales. Además de mosaicos, trabaja la cerámica, colgantes, azulejos, arte con material reciclado, muñecos de goma espuma o grabados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos