Absuelta una madre sin recursos que robó luz por su «estado de necesidad»

Absuelta una madre sin recursos que robó luz por su «estado de necesidad»

La mujer, que tiene tres hijos y se quedó sin contador en pleno invierno, enganchó el suministro de su casa a la Comunidad

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

La pobreza energética empieza a alumbrar el lado más humano de algunos jueces. Un magistrado de Granada acaba de librar a una vecina de La Zubia de tener que pagar una multa de 720 euros por enganchar ilegalmente la luz, así como de tener que indemnizar a la compañía eléctrica Endesa con los más de 3.500 euros que le reclamaba. Para ello, ha valorado el «estado de necesidad» que propició el robo del fluido eléctrico, pues se trata de una madre con tres hijos y sin recursos.

IDEAL ha accedido a la sentencia absolutoria, que fue dictada el 21 de febrero pasado por el titular del Juzgado de Instrucción número 9 de la capital, José Luis Ruiz Martínez. La mujer, de iniciales S.P., había enganchado la luz de su vivienda a la de la comunidad de propietarios del edificio y reconoció que se había visto «obligada» a disfrutar «ilícitamente» de energía eléctrica «por su carencia de recursos económicos y la existencia de tres hijos a su cargo».

S.P. contó con la ayuda de un vecino -al que no identificó- que, «conmovido por sus circunstancias personales y familiares, asumió el protagonismo de efectuar la conexión de su vivienda con la red comunitaria». Era pleno invierno y le habían quitado el contador de la casa, que es de Visogsa, según explicó la mujer al juez, a quien garantizó que estaba «llevando a cabo todas las acciones posibles para poder regularizar la situación de su familia».

Fue la Comunidad de Propietarios del edificio la que, el 13 de julio del año pasado, denunció a la mujer en el cuartel de la Guardia Civil del municipio porque «estaba defraudando suministros de energía y agua a la comunidad». Y lo estaba haciendo mediante «conexiones peligrosas con fichas de empalme a la red de la comunidad», que había registrado un «excesivo» consumo que había disparado la factura.

Inspección

Al final, la Comunidad le condonó la deuda, pero Endesa Distribución Eléctrica S.L.U. se personó en la causa como acusación particular y pedía ser indemnizada con el gasto de luz que había ocasionado este enganche ilegal, que fue descubierto con ocasión de una inspección que se llevó a cabo la mañana del 19 de julio por una empresa.

Endesa desveló al juez que la denunciada ya había sido con anterioridad condenada por un «idéntico ilícito»: un delito leve de defraudación de fluido eléctrico. Aquella condena la emitió el Juzgado de lo Penal 1 de Granada en octubre de 2016 y la compañía también aportó otra causa seguida contra ella en otro juzgado de Instrucción de Granada por un delito de ocupación y usurpación tras una denuncia de la propia Visogsa.

El juez declara probados estos hechos y subraya que no alcanza a comprender «la presencia y reivindicaciones crematísticas de la mercantil Endesa Distribución Eléctrica S.L.U. en el seno de una defraudación de la que ha sido víctima la comunidad de propietarios». Pone de relieve en este punto que la propia representante legal de la comunidad renunció a pedir una indemnización.

Endesa pedía que le indemnizase con más de 3.500 euros por el fluido defraudado

El magistrado enfatiza el «explícito a la par que sincero» reconocimiento de los hechos por parte de la madre denunciada, «ante la angustiosa situación de pobreza energética sufrida por su familia nuclear». Y, aunque declara que la mujer cometió un delito leve de defraudación de fluido eléctrico, cree que no se ha acreditado que «el valor defraudado supere los 400 euros».

Llegados a este punto y pese a dar por probado el delito, el magistrado absuelve a esta granadina. Lo hace al aplicar la eximente de estado de necesidad, una circunstancia que, a su juicio, la exime de cualquier responsabilidad criminal. «En este orden de cosas se ha de partir de la concurrencia de las causas de exoneración presentes en el caso sometido al presente análisis, que se anudan de una parte a la situación de precariedad económica de la denunciada y de otra a la existencia de tres hijos menores a su cargo», señala la resolución, que puede ser recurrida ante la Audiencia Provincial de Granada.

La fiscalía había pedido que se le impusiera a S.P. una sanción de 270 euros (3 meses a razón de tres euros al día), las costas y que se determinara la indemnización cuando se ejecutase la sentencia. Los 720 euros de multa los pedía Endesa.

El estado de necesidad está recogido en el Código Penal (artículo 20) y no es la primera vez que este juez aplica esta circunstancia. Ruiz Martínez ya absolvió a otra mujer que se llevó de un conocido supermercado seis filetes de pescado para que su familia, de justo seis miembros, pudiera llevarse algo a la boca ese día.

 

Fotos

Vídeos